en mi casa de morón

los milagros
solo pasan en gran buenos aires
así que de tanto extrañarte
me mudé a morón
y una tarde ante mis ojos
se produjo el milagro.

en mi casa de un piso, una habitación, una ventana y una puerta
habita sobre el techo
una virgencita
que ha comenzado a llorar.

llora sangre todas las mañanas,
todas las tardes,
todas las noches,
los feriados,
los años bisiestos
y hasta en noche buena y navidad.

vine a morón
en busca de un milagro
y me encontré con una virgen de yeso
que disfruta llorar,
aunque ya no tolero extrañarte
no me puedo quejar.

abrazo el sol de día,
la luna me aplasta de noche
y entre la sangre de sus ojos
y la sal de los mios
cada vez estoy más lejos
de salir a buscarte de nuevo por todo capital.

3 comentarios:

Martín dijo...

A veces tus poemas se vuelven pequeñas canciones che, me gusta mucho eso...

besos!!!

Protervo dijo...

lo copado es que un día no extrañas mas.

mariana dijo...

Hola Ivana. Seguramente no te acuerdes de mi, soy mariana fernandez, una profe de inglés que tuviste en 7mo grado. Me encantó leer tus trabajos, realmente no me sorprendió...siempre recuerdo esa historia sobre un raviol que escribiste una vez en mi clase. Era fantástica! Siempre tuviste esa veta artística que te distinguía del resto. Te felicito por poder hacer lo que te gusta !!Tus escritos provocan !!! Gracias por compartirlos. Buena suerte!